Loading...

Tag: petfluencers

De profesión: petfluencer

  • junio 2018
  • mpc

¿Cuántas veces has llegado a la oficina y has pensado que ver vídeos de gatitos en YouTube podría ser la mejor opción para pasar el día? Más de una y más de dos (lo sé y lo sabes, reconócelo). Pues si lo de pasarse fácilmente media hora en YouTube viendo vídeos de gatitos hay gente a la que le podría parecer una locura, poco a poco los vídeos de los peludos han ido ganándose espacio en el día a día de los usuarios, gracias a su presencia, cada vez más común, en las redes sociales.

Lejos ha quedado lo de que estos vídeos sean sólo “entretenimiento” y es que, muchos usuarios que hicieron una cuenta de, por ejemplo, Instagram a su perro para compartir los momentos más graciosos, han visto como han crecido en seguidores de forma inesperada, crecimiento que las marcas no han dejado escapar. Las “petfluencers” han llegado para quedarse y para hacer negocio con (y gracias a) ellas.

Para hacernos una idea de cuál puede ser la repercusión de una colaboración entre petfluencer y marca, unos cuántos datos: tan solo en Madrid capital, la población perruna el año pasado doblaba a la de los menores de 5 años con 281.339 canes frente a los 141.903 niños de entre 0 y 4 años; Grumpy Cat, la famosa gata gruñona con marca propia, tiene más seguidores que Pedro Sánchez, el actual presidente del Gobierno; y un perro con más de un millón de seguidores, puede llegar a ganar cerca de 10.000$ (cerca de 8.500€) por un post o publicar una imagen determinada.

Las primeras agencias de perros influencers son una realidad pero, ahora en serio, ¿qué es lo que hace que una mascota triunfe? Primero, las fotografías, que deben ser divertidas; segundo, los mensajes ingeniosos; y, tercero, publicar con cierta regularidad. En resumen, las cuentas de mascotas deben estar igual de bien gestionadas que las de un influencer humano. ¿Un punto a favor de este tipo de perfiles? Los perros tienen menos problemas como embajadores de marca ya que, por motivos obvios, no pueden decir nada que ofenda a la marca; además, es más fácil que el contenido que publiquen se convierta en viral.

Y es que una marca, enmascarada en una foto con un perro o gato adorable, no nos resulta tan agresiva como en una foto normal. Porque, a ver, es un animal muy cuqui y comunicar con ternura, es otra historia.

Por si fuera poco, se han creado redes sociales específicas para perros, gatos, otros animales más o menos domésticos, y sus dueños. Y es que, si existen redes para quedar en aeropuertos, para rezar o para conocer los datos sobre la botella de vino que nos han servido durante una cena, ¿por qué las mascotas no iban a tener su propio espacio en las redes? Así, nacen SocialAnimals, Facepets, Mascotea o Dogster, redes sociales para buscarle pareja a nuestra mascota o para nosotros mismos, para hacer amigos a la hora de bajar al parque o para ver tutoriales y consejos del cuidado de nuestra mascota.

 

Zaida López

Account trainne MPC