Loading...

Ay, los monetes

Que Internet se creó para alojar fotos/gifs/vídeos de gatos es una de las teorías, probablemente cierta, sobre la función de la red. Hay otros que incluyen una pequeña variación: en realidad es para material audiovisual de perros (según seas una cat person o dog person).

Pero no que nadie tiene en cuenta es que, en realidad, todo esto va de monos. De monetes caricatos, con sus mojigangas, tropiezos y chaladuras.

Porque los gatos y los perros nos pueden parecer tiernos, graciosos o expresivos. Pero son los monos, nuestros parientes más cercanos en la línea de la evolución, los que nos representan de verdad. Es con quien de verdad nos sentimos identificados, no solo por el evidente parecido morfológico, sino por sus habilidades sociales.

Solo hay que echar un vistazo (sin contener la risa, no es posible) a la sesión de fotos y vídeos más loca de Getty images o Shutterstock: los babuinos en la oficina.

via GIPHY

via GIPHY

¿Quién no se ha sentido así alguna vez?

¿Quién puede decir que estos babuinos no lo representan?

¿Quién no piensa que hay veces que nosotros mismos somos un poco babuinos?

¿Quién no tiene un compañero con espíritu de babuino?

Cíclicamente, estas imágenes aparecen en nuestros timelines o whatapps (gracias, Internet). ¿Pero de dónde vienen? ¿Dónde están estos monetes encorbatados atendiendo el teléfono?

Quartz lo explica así: dos fotógrafos profesionales, GK Hart y Vikki Hart, se dedican en 2003 a hacer fotos de stock. Estaban haciendo una sesión de fotos aburridas de ejecutivos en actitud profesional (sí, esas maravillosas imágenes en las que estás pensando) y de repente se encendió la bombilla. “¿Y si lo hacemos con monetes?”. Contactaron con un adiestrador de babuinos y después de 2 meses de preproducción (¡2 meses, OMG!) y la impresión de pequeños periódicos a escala monete (los que veis en las imágenes), Daffney, Dagmar y Kazoo ya estaban listos para posar (sin saber que años después iban a ser unas celebrities).

via GIPHY

Los tres simios se llevaron por delante durante la sesión unos 100$ (los billetes que vuelan, se los comieron literalmente) y un portátil (nuevo, por cierto, que afortunadamente pudieron cazar al vuelo antes de que tocase el suelo).

via GIPHY

via GIPHY

En 2010 las fotos de los monos empezaron a dar la vuelta al mundo. Y este año han registrado una segunda vida y vuelven a estar en todas partes.

Los Hart destacan de la sesión la espontaneidad de los monos, frente a las poses preparadas de los humanos. Espontaneidad. Pureza. Autenticidad. En estos monos no hay maldad que valga. Son transparentes. Te amenazan abriendo su boca y mostrándote sus dientes. Se aburren soberanamente durante la presentación y bostezan sin disimulo. Tiran el ordenador al suelo porque no les gusta.

Todos querríamos ser más monetes en algún momento. Y no es fácil encontrar algo con lo que identificarnos de manera tan universal. Mientras que haya un monete sacando de nosotros lo más salvaje, lo más espontáneo, habrá Internet. Palabra de chimpancesa.

BONUS

Hay muchos más monos de Internet que deberíais conocer.

via GIPHY

via GIPHY

via GIPHY

 

Susana Bastos

Digital Project Manager y Moneta de Pro